La yincana de mi vida

Viajar… Algo inherente a mi vida. A veces me pregunto lo que me empuja desde que tengo libertad de llevar yo misma el hilo de mi vida, a descubrir nuevos horizontes. A veces, me pregunto si estoy huyendo de mi misma, de alguna situación, de algo… O alguien. Pero después de cada tiempo de reflexión sé que no, sé que más que una huida es una búsqueda, una necesidad interna que me lleva a querer entender, comprender, amar más, sin fronteras de ningún tipo.

Y es que viajando es lo que uno suele descubrir. Los miedos, las fronteras, las ponemos nosotros mismos. Muchas veces al principio de mis viajes tengo un poco de preocupaciones, se oyen tantas cosas malas en las redes, en las noticias. ¿ Será seguro ir en este país? ¿ Será seguro subirme al avión en estos tiempos tan revueltos? ¿ Y qué me dices de las enfermedades que uno puede contraer?, obviamente si escucho la voz de la razón gritándome todos esos temores sin cesar me quedo paralizada en casa.

Sin embargo y por suerte, mi corazón y mi intuición suelen tener más poder de convicción sobre mi alma que mi mente. Así que busqué la manera de cumplir el deseo de mi alma: reunir la educación con la aventura y los viajes. Cada fin de semana como una niña pequeña se me sube la adrenalina, me convierto en una “ Indiana Jones” en búsqueda de tesoros. Me invento mi “ yincana” mundial y entre mapas, aviones, autobuses y maletas llego a mi nuevo destino para compartir mis conocimientos sobre la metodología Montessori y hundirme en los seres humanos que vienen a mi encuentro para tratar de buscar este tesoro escondido que algunos llaman niño interior y otros simplemente alma.

Esa es mi vida, ese es mi viaje. Pero un viaje es algo tan personal que no se puede ni describir ni compartir, solo se puede vivir. El mío consiste en descubrir esta pequeña casa que llamamos TIERRA. Otros prefieren bucear en un viaje interior en este pozo sin fondo que es nuestro cuerpo, nuestro corazón. Y otros hacen viajes más cortos pero no menos intensos, cada día, simplemente viviendo el momento presente con sus familiares, con sus amigos y con los seres amados. Porque en nuestra vida cada uno somos el capitán de nuestro barco, cada barco es único e indispensable. Y aunque el barco se quede amarrado al puerto no significa que su historia sea menos importante.

Feliz viaje compañero, compañera y espero que llegues sano y salvo a tu destino, y que ese sea el puerto de la felicidad.

Céline Hameury,
Maestra/ Guía y experta en la metodología educativa Montessori. http://www.montessorihoy.blogspot.com

Youtube: ENSÉÑAME PERO BONITO_DOCUMENTAL (múltiples subtítulos)

 

14492381_1207286242669604_3889993513456528617_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s